La higiene dental de tu perro.

¿Te puedes imaginar cómo olería tu boca si jamás te lavaras los dientes? Quizá te parezca tonto o incluso exagerado que hagamos este tipo de comparación. Sin embargo, tu perro puede presentar exactamente los mismos problemas dentales que los humanos, y quizá peores.

Sabemos que la limpieza dental no es una práctica común en los propietarios de nuestro país, lo cual debería de cambiar en este instante. Los problemas dentales pueden provocar, además de mal aliento, pérdida de piezas, visitas dolorosas al veterinario, y llegan a incrementar las probablididades de una enfermedad en el corazón, en el hígado o en los riñones.

Unos cuantos minutos al día no son mucho pedir para mantener una dentadura limpia y blanca y una boca limpia. Si adquieres buenos hábitos de higiene dental hacia tu mascota, le evitarás muchos problemas más tarde.

Inconveniencias de la domesticación

Los problemas dentales que se observan actualmente son resultado directo de la domesticación. Cuando los perros vivían en estado salvaje, la madre naturaleza se encargaba de su cuidado dental. La carne cruda (alimento natural del perro) contiene una enzima que ayuda a degradar los restos de alimento que quedan entre los dientes. El masticar huesos ayudaba también, al rozar con los dientes y estimular la producción de saliva. Un flujo constante de saliva “lava” la comida de entre los dientes y la dirige hacia el estómago. Antes de que los perros fueran domesticados, su dentadura completamente sana no necesitaba de la ayuda de ningún ser humano.

Sin embargo, la dieta de un perro ha ido cambiando considerablemente con el tiempo, desde que los humanos decidimos aceptarlos en nuestros hogares. La comida que les damos ahora hace muy poco por su dentadura. Desde un punto de vista estrictamente dental, los alimentos duros o secos son mucho mejores que los alimentos suaves o enlatados.

La comida se acumulará en los dientes y alrededor de las encías y se endurecerá, formando sarro. Esta placa de sarro acumulada constituye un hogar para las bacterias, y si no se trata a tiempo para removerla, irá degradando el tejido de las encías hasta ablandarlas lo suficiente como para perder el diente. Para quitar esta placa de sarro es necesaria una limpieza profesional por parte del médico veterinario, y es necesario someter a tu perro bajo anestesia general, con todos los riesgos que esto con lleva.

Elimina los problemas a tiempo

Cepilla los dientes de tu perro unas cuantas veces por semana para asegurarte de evitarle problemas serios en el futuro. De manera ideal, deberías de acostumbrar a tu perro al cepillo desde cachorro. Aunque puedes enseñarle nuevos trucos a un perro adulto, los cachorros se resistirán menos desde el principio y aprenderán a apreciar el cepillado de sus dientes como una más de tus caricias y cuidados. En vez de comenzar directamente con un cepillo, podrías empezar con un cepillo pequeño que se coloca en el dedo, o con una gasa humedecida con agua salada y bicarbonato. Los dientes deben limpiarse gentilmente y tallando desde la encía hacia la punta del diente. Debe usarse pasta especial para perros, o una pasta hecha con bicarbonato y sal.

La pasta dental de uso humano forma demasiada espuma, su sabor es extremadamente fuerte para un perro y puede hacer que tu perro no se sienta bien al tragársela, además de que tiene una excesiva cantidad de flúor que pudiera llegar a ser tóxica. Una vez que tu perro se acostumbre a un cepillo dental, podrás escoger de entre una amplia variedad de colores y formas. Algunos tienen mangos largos y cabezas anguladas para alcanzar hasta la última muela sin problemas. Un cepillo dental para niños puede funcionar, ya que tienen la cabeza pequeña, pero asegúrate de escoger uno con cerdas suaves.

Cuidale los dientes

Una dieta especial para cuidarle los dientes a tu perro es la mejor prevención y el mejor método de ayuda para un perro que nunca aprendió el uso del cepillo. Un buen comienzo es darle algo duro para masticar. Tu perro estará felíz mordiendo una carnaza o un hueso, o incluso un juguete sintético que sea bastante duro. Puedes utilizar alimento especialmente formulado para evitar la acumulación de sarro, y hay también premios específicos para el cuidado de la dentadura de tu perro.

En general, los perros chicos presentan problemas dentales con mayor frecuencia que los perros grandes. Los propietarios de razas como Boxer, Chihuahueño y Maltés, que son genéticamente predisponentes a problemas dentales, deben tomar precauciones especiales con respecto a la alimentación de sus mascotas.

Un propietario responsable debe cuidar de los dientes

Aunque te parezca repetitivo, queremos dejar en claro que es recomendable cepillarle los dientes a tu perro, pues es parte esencial del aseo y el cuidado de su salud. Como propietarios responsables, debemos entender que los animales dependen de nosotros para poder estar sanos. Cepilla frecuentemente los dientes de tu mascota para retribuirle un poco el cariño incondicional que te ofrece en todo momento. Ya que el cuidado dental es una parte indispensable en nuestra rutina diaria de aseo, tenemos que hacer lo mismo con nuestras mascotas.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

La entrada La higiene dental de tu perro. se publicó primero en Tu Perro.

from Tu Perro https://ift.tt/2Lg6NqN
via IFTTT

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comienza
A %d blogueros les gusta esto: