La batalla contra la Rabia

Por: José Luis Carrillo Aguado *

En 1990, 72 personas murieron de rabia en México, 60 de las cuales adquirieron la enfermedad por mordedura de perro y el resto por otras especies animales. Durante este año se estima que diez personas perecerán por esta causa.

Para lograr tal disminución de casos de muerte y y salvar la vida de 60 personas ha sido necesario aumentar sustancialmente el número de canes vacunados contra la rabia. Así, mientras hace diez años se vacunó a 7.1 millones de perros, este año se hizo lo propio con alrededor de 13 millones. De esta manera, se ha posibilitado una reducción de 3 mil casos de rabia canina registrados en 1990 a 250 que estiman para este año.

Organización Mundial de la Salud (OMS),

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), menos de un caso de rabia por cada diez millones de habitantes permite considerar eliminada la enfermedad. Para la Secretaría de Salud, sólo está controlada.

El doctor Óscar Velázquez Monroy, coordinador de Vigilancia Epidemiológica de la Secretaría de Salud en México (SSA), explica que la rabia es una enfermedad causada por un virus presente en la saliva de animales como el perro y el gato cuando éstos la han contraido.

De acuerdo con las autoridades de la SSA, la rabia es una de las siete enfermedades erradicables para el año 2000. Las otras son la poliomielitis, difteria, sarampión, lepra y tétanos neonatal. De esta manera, una de las tareas prioritarias es la Semana Nacional de Vacunación Antirrábica, en la que un ejército de 53 mil vacunadores, agrupados en 12 mil 600 brigadas, espera alcanzar a meta de 9.4 millones de perros vacunados en ese periodo.

Además, se desea apoyar las acciones permanentes de vacunación antirrábica que realizan los servicios de salud en el país, y promover el desarrollo de una cultura de prevención de la rabia.

La Semana Nacional de vacunación contra la Rabia

La Semana Nacional de vacunación contra la Rabia forma parte de una estrategia establecida a partir de 1990 como mecanismo indirecto para reducir el riesgo de transmisión de la rabia al hombre, mediante la protección del perro.

La SSA ofrece gratuitamente la vacunación antirrábica de perros y gatos, utilizando una vacuna de alta calidad, cuya concesión para elaborarla masivamente fue sometida a licitación entre laboratorios con suficiente infraestructura productiva.

El doctor Velázquez Monroy señala que la vacuna aplicada en México supera con creces los niveles de potencia y calidad recomendados por la OMS.

¿Cómo vacunar a más de 10 millones de perros?

La investigación que realiza la SSA para aplicar más de 10 millones de vacunas en una semana se centra en un trabajo de campo, básicamente sin conocer los hábitos de los dueños de los perros de zonas urbanas y rurales, lo que se traduce en un diseño de vacunación que permite conocer la mejor estrategia para distribuir el biológico.

En años recientes uno de los campos en que más se ha avanzado es en el de métodos de diagnóstico más precisos en la identificación del tipo de virus rábico. Durante la década de los setenta se realizaron estudios que permitieron, por primera vez, distinguir entre cepas de virus provenientes de diferentes áreas geográficas e incluso tipificar la especie.

Se han reportado estudios más sofisticados, que emplean la técnica de reacción de polimerasa en cadena para una identificación más precisa por especie.

Lo más novedoso es la determinación de secuencias de nucleótidos, método que permitió la divisón de virus de vampiros mexicanos en dos grupos, lo que no había sido posible con técnicas anteriores.

Desde 1978, la vacunación oral contra la rabia en animales silvestres dio lugar a la eliminación de la rabia en el zorro rojo en casi toda Europa Occidental.

Con metodología similar se logró la eliminación de la enfermedad en Ontario, Canadá, con la aplicación de millones de cebos con vacuna distribuidos por helicóptero y avión.

En este sentido, se han desarrollado por lo menos tres tipos de vacunas experimentales para suministrar a los perros callejeros, que están en estudios de laboratorio y en campañas limitadas de campo.

Agradecemos las facilidades otorgadas por la publicación Investigación y Desarrollo, encartada dentro del diario La Jornada.

* José Luis Carrillo Aguado es un periodista científico del Departamento de Divulgación de la Ciencia y la Técnica del Instituto Politécnico Nacional.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

La entrada La batalla contra la Rabia se publicó primero en Tu Perro.

from Tu Perro https://ift.tt/3b3hmYY
via IFTTT

¿Cómo evito que mi perro me ruegue que le de comida?

Todos, absolutamente todos los perros ruegan por comida en algún momento de su vida. Los perros dependen tanto de los humanos que entienden rápidamente que la comida vendrá de ellos, y no tendrán necesidad de buscarla.

Desde cachorro, un perro aprende cuál es la hora de la comida, y si ve que alguien está saboreando algo, de inmediato se acercará a suplicar que le den un bocado de ese manjar.

También todos, absolutamente todos los propietarios de un perro caemos en el sucio truco de los ojos suplicantes y los gemidos lastimeros, y terminamos dándole un pedacito para que se tranquilice. Sin embargo, al hacerlo, estamos “premiando” la conducta del perro, y cada vez será más difícil evitar que lo haga.

Un lugar para comer

Lo primero que debes hacer si quieres que tu perro deje de rogarle a cada miembro de tu familia que le dé un poco de lo que está comiendo, es evitar a toda costa cualquier asociación que tu perro halla hecho entre el comedor (o la cocina) y el alimento. En otras palabras: no pongas los tazones de comida de tu perro en ningún cuarto de tu casa en donde se guarde o prepare comida.

Si tu perro ve que sacas su comida del mismo lugar en el que se encuentra la comida para tu familia, podrías confundir la mente (y el estómago) de tu perro. Asi que, lo ideal sería que guardaras el bulto de alimento de tu perro en otro lugar como el garage, el cuarto de servicio, o algún otro lugar en el que normalmente no se prepare copmida.

Y mientras come…

Procura que tu perro no esté dentro de la casa cuando toda la familia se sienta a comer. Si no es posible que lo saques, intenta guardarlo durante ese tiempo en algún otro cuarto. La idea es mantenerlo completamente alejado del comedor.

Por supuesto, si de plano tu perro tiene que permanecer junto a la familia durante la hora de la comida, eviten a toda costa darle cualquier bocadillo, por que no es nada sano para el perro.

El permitir que este comportamiento siga, puede lleva ra tu perro a serios problemas de salud asociados al sobrepeso, puede llegara provocar que tu perro deje de comer su alimento habitual, puede llegar a ser vergonzoso que intente pedirle a alguna de tus visitas un poco de su platillo durante esa cena especial y, en el peor de los casos, puede incluso llegar a provocar la muerte de tu perro debido a alimentos descompuestos o alimentos que son tóxicos para los caninos.

Vigila a los niños para que no le den al perro lo que no se quieren comer, ya que también esto es bastante frecuente.

El sobrepeso

Piensa que si tú le das a probar de tu comida a tu perro, muy probablemnete otros miembros de tu familia piensan lo mismo. Este hecho, a la larga puede provocar problemas de obesidad, y esto implica varios riesgos de salud para tu perro.

La comida que consumimos habitualmente tiene demasiada grasa, y podrías provocar una pancreatitis, los condimentos podrían provocar una severa gastro-enteritis, úlcera, colitis, etc. Un problema serio de sobrepeso conlleva también a trastornos cardiacos e incluso renales.

Como en cualquier problema de comportamiento, te recomendamos que no pierdas la paciencia y que recuerdes que la clave del éxito es la constancia.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

La entrada ¿Cómo evito que mi perro me ruegue que le de comida? se publicó primero en Tu Perro.

from Tu Perro https://ift.tt/3aXeDQS
via IFTTT

Alimentos peligrosos para tu perro

Nunca falla. Justo cuando estás a punto de darle la primera mordida a esa deliciosa hamburguesa con queso, a ese pedazo de pizza o a ese sandwich que te preparaste con tanto cuidado, sientes una mirada que te atraviesa; un par de ojos te está observando fijamente.

Ojos que parecen tratar de alcanzar tu alma para decirle “¿te vas a comer todo eso, y ni siquiera puedes compartir un par de papas fritas?” Inmediatamente tratas de mirar hacia otro lado, pero es imposible. ¿Que haces entónces?

Te has convertido en esclavo de esos ojos tristes, lastimeros y suplicantes. Metes la mano en la bolsa mientras miras a tu perro levantar las orejas y mover la cola felizmente. Has decidido darle solo una probadita. ¿Realmente tienes alguna otra opción? ¡Por supuesto! 

No le des nada. Sabemos que adoras a tu perro, y que procuras hacer todo lo posible para verlo felíz. Honestamente ¿crees que el darle algo a probar te convertiría en un mejor propietario?

Te aseguramos que no es así. Como propietario, debes tomar las mejores decisiones para que tu perro crezca de la mejor manera posible. Recuerda que estas decisiones se basan en hechos, no en sentimientos.

¿Qué le puede pasar a tu perro?

Seguramente cuando tu perro pide que le des a probar algo de lo que estás comiendo, piensas “hey, cuando yo como esto me satisface y me gusta mucho, ¿qué daño puedo hacerle a mi perro si le doy un par de bocados?”. Ten en cuenta que el sistema digestivo y las necesidades nutricionales de los perros son muy distintas a las de los humanos.

Un exceso de grasa podría derivar en pancreatitis y podría incluso llegar a matar a tu perro. La grasa es muy difícil de digerir por los perros. Por supuesto que darle una hamburguesa al perro no le provocará pancreatitis, pero si el perro tiene tendencia a presentar esta enfermedad, todo lo que necesitaría para manifestarla es una simple hamburguesa.

Además de que la pancreatitis es una enfermedad extremadamente dolorosa, si no se trata tu perro podría morir en cuestión de semanas. ¿Por qué? Por que lo que ocurre es que el pancreas se rompe. Los jugos pancreáticos que normalmente digieren el alimento, comienzan a digerir el páncreas. El perro tendrá un dolor terrible, y se presentaría vómito intenso y contínuo.

Afortunadamente, hay algunos signos que te ayudarán a determinar si tu perro es o no propenso a presentar esta enfermedad: si más o menos una hora después de haberle dado a tu perro un pedazo de pizza, hamburguesa o cualquier otro alimento grasoso, comienza a tambalearse, lo ves débil, vomita o presenta diarrea, sabrás que esa es la última vez que debes darle a probar eso.

¿Qué debo de hacer entónces?

Si de plano no puedes evitar el antojo de la comida rápida, y si de paso tampoco puedes soportar que tu perro te esté observando con cara de tristeza cuando te la estás comiendo, entónces saca a tu perro al patio antes de abrir la bolsa o enciérralo en otro cuarto para que no te vea, ten en mente eso de que “ojos que no ven, corazón que no siente”.

Gordo no quiere decir “sano”

No es ningún secreto el que los alimentos con alto contenido de grasa pueden elevar los niveles de colesterol, tapar arterias y, por supuesto, causar obesidad en los humanos. ¿Te has puesto a pensar que tu perro podría sufrir exactamente los mismos problemas con este tipo de alimentos? Aún si tu perro no desarrollara pancreatitis al comer alimentos grasosos, es muy probable que presente obesidad, la enfermedad crónica número uno en los perros.

Al igual que en los humanos, esta obesidad puede derivar en diabetes, trastornos hepáticos o cardíacos, y disminuye la calidad de vida. Hemos dicho que los perros deben comer únicamente alimentos comerciales elaborados especialmente para ellos, y sabemos que esto puede ser difícil algunas veces, así que, si decides darle comida casera, al menos procura que tengan la menor cantidad de grasa posible.

Chocolate… ese dulce veneno

Muchas personas están conscientes de que el chocolate no es precisamente lo más nutritivo que pueda comer un humano, pero… ¿sabías que puede ser extremadamente tóxico para tu perro? El chocolate puede causar serios problemas en nuestros amigos caninos, puede provocarles severos ataques e incluso la muerte.

Por ejemplo, en un perro de 10 a 15 kilogramos de peso, apenas unos gramos de chocolate usado para cocinar pueden ser fatales. El chocolate contiene una sustancia llamada teobromina que es tóxica. El chocolate usado para cocinar se encuentra muy concentrado, y por lo tanto, la dosis de teobromina es bastante grande.

Ten en mente que la vida de tu perro está en tus manos. Tienes el control absoluto sobre su salud y felicidad. Si tienes alguna duda, consulta a tu médico veterinario para que te aconseje. Como último consejo te sugerimos que aprendas a decirle NO a tu perro cuando te suplica por un poco de comida.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

La entrada Alimentos peligrosos para tu perro se publicó primero en Tu Perro.

from Tu Perro https://ift.tt/2KLSqdZ
via IFTTT

¿Por qué no debes darle sobras a tu perro?

Adonde sea que vayas, tu perro quiere seguirte en todo momento. Disfruta de tu compañía y, para tu perro, tú eres una especie de dios entre los hombres (refiriéndonos al género, no al sexo).

Si te sientas en el sofá mientras ves televisión, si te recuestas en la cama, si vas al jardín… en fin, tu mejor amigo seguramente estará haciendo todo lo posible para que le permitas estar contigo. Hay un lugar, sin embargo, en el que no debes permitir que tu perro esté al lado: el comedor.

Un poquito por aquí y un poquito por allá…

Si le preguntas a cualquier veterinario o experto en nutrición canina, te dirá que tu perro (o cualquier otra mascota) no debe de comer sobras. En otras palabras, tu perro no debe probar la comida que tu y tu familia comen por que no llevan los nutrientes que tu perro requiere.

Muchas personas piensan que no le hacen ningún daño a su perro al ofrecerle, de vez en cuando, una probadita de lo que están comiendo. Muchos perros se estarán maleducando y preferirán comer lo que se les ofrezca en la mesa en lugar de probar sus croquetas, las cuales están perfectamente balanceadas para sus requerimientos nutricionales.

Desafortunadamente, hay alimentos de consumo humano que no solamente son “malos” para tu perro, sino que pueden llegar a ser mortales. El más conocido (afortunadamente) es el chocolate. Aunque se requiere de una pequeña cantidad de chocolate para intoxicar a un perro, el chocolate usado para hornear es mucho más tóxico, y una cantidad muy pequeña podría matar a tu perro. Procura mantener el chocolate lejos de su alcance de la misma manera en que evitas dejar veneno al alcance de los niños.

¿Puedo darles algo de mi cocina?

Los perros pueden comer alimentos de consumo humano siempre y cuando sea en muy pequeñas cantidades y libre de grasa. Sin embargo, no se puede estar seguro de qué alimento en particular provocará problemas en tu perro, en algún día en específico. Es precisamente or esto, que la mejor opción es EVITARLO COMPLETAMENTE.

Debes tener en cuenta que un perro comerá prácticamente todo lo que se le ofrezca, aún cuando esto le traiga problemas. Muchas personas prefieren prepararles comida casera a sus perros. Esto es un arma de dos filos: por un lado, no le estamos dando un alimento que contenga los nutrientes adecuados para un perro, y por otro, podríamos provocar que aumente de peso, lo cual podría ser muy peligroso. Lo mejor es consultar con el veterinario para que te ayude a encontrar la dieta más adecuada.

Pero es que me parte el corazón

Se ha comprobado que el dar a probar de nuestra comida al perro, tiene un valor altamente significativo para los humanos. De manera natural, tendemos a compartir nuestro alimento con aquéllos que amamos. Sin embargo, le estás haciendo más daño a tu perro de lo que piensas, pues tu perro podría volverse melindroso para comer, o simplemente dejaría de comer cualquier cosa que no le ofrezcas directamente de tu mesa. Te recomendamos que a pesar de la mirada lastimera y suplicante de tu perro, no caigas en la tentación de darle nada. Con esto, le estás asegurando un mejor estado de salud.

Si lo quieres, no le des nada malo

Muchas personas están conscientes de que no deben darle huesos a sus perros (especialmente si son frágiles, como los del pollo), pues podrían romperse al ser masticados y atorarse en el tracto gastro-intestinal o enterrarse en el mismo como si fueran agujas.

Desgraciadamente, no todas las personas saben que la piel del pollo o del pavo podría llegar a causar problemas igual de graves. La piel de las aves contiene una alta cantidad de grasa, y esto podría ser el causante de una inflamación del páncreas (pancreatitis), un órgano que ayuda a la digestión. Los perros maduros o inactivos, son particularmente propensos a padecer este problema.

La pancratitis aguda generalmente aparece repentinamente, y controlada a tiempo puede dejar prácticamente intacto al páncreas. Pero en la forma crónica de esta enfermedad, el páncreas puede llegar a la pérdida de su función. Los signos de pancratitis incluyen dolor abdominal, diarrea, vómito y depresión. Si llegas a tener visitas y tu perro está con ellas, explícales que no deben de darle nada y cuéntales los problemas que podrían causarle.

Los chocolates

Queremos insistir en que no debes darle chocolate a tu perro. Los signos que puede llegar a presentar un perro intoxicado con chocolate son: vómito, diarrea, incoordinación y desorientación. Incluso podría observarse una falla cardíaca. Si sospechas que tu perro ha ingerido chocolates, llama a tu médico veterinario de inmediato.

La carne o huesos descompuestos pueden alojar una gran cantidad de bacterias como Salmonella y Clostridium, por ejemplo; que pueden poner en peligro la vida de tu perro. Tira todos los desperdicios a la basura envueltos perfectamente en bolsas de plástico, y no permitas que tu perro pueda hurgar la basura para buscar alimento.

Ten en mente que tu perro pudiera tragarse alguna envoltura de papel aluminio o de plástico, la cual podría causar una obstrucción y asfixiar a tu perro o alojarse en el intestino.

Recuerda que al tomar todo tipo de precauciones,  le evitarás a tu perro un mal rato, y lo mantendrás en perfecto estado de salud.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

La entrada ¿Por qué no debes darle sobras a tu perro? se publicó primero en Tu Perro.

from Tu Perro https://ift.tt/3rVSTen
via IFTTT

Lo que debes darle de comer a tu perro

Antiguamente los dueños solían despreocuparse ya que sus mascotas comían las sobras de las comidas mezcladas con arroz, tortillas, pan o pasta. También se les compraba carne creyendo que era lo mejor para ellos. En la actualidad, la mascota es considerada como parte de la familia…. un integrante más, por lo que la gente se preocupa por saber que es lo mejor, cómo ofrecer una dieta balanceada, e incluso se le informa al propietario de la serie de enfermedades asociadas a la mala nutrición.

Además, hay que tomar en cuenta que es muy poco el tiempo del que muchas veces disponemos para prepararle comida al perro, uno llega del trabajo, estudio o termina los quehaceres domésticos un poco cansado como para todos los días preparle el menu a Puchy.

¿Qué debe comer un perro?

El elegir lo que va a comer tu perro no es tan sencillo como pasar con el carrito del supermercado por el pasillo de “mascotas” e ir arrojando en él bultos de alimento o latas de comida para perro. De hecho, un propietario responsable debe entender que, al igual que nosotros, un perro es lo que come. Debido a esto, necesitarás tomarte el tiempo de elegir cual es la marca de alimento más recomendable para tu perro, cada cuánto tiempo debes darle de comer, qué cantidad debes darle, dónde, cómo y hasta que consistencia debe tener ese alimento. Por supuesto, el alimento que elijas debe tener buen sabor, ser nutritivo, fácil de conseguir y, no tan caro.

Si, si, ya sabemos que con todas estas preguntas te confundimos más. Pero no te mentimos cuando te aseguramos que tu perro te lo va a agradecer. Necesitas un poco de paciencia y algo de práctica para hacer lo más conveniente. Ya verás que en unas semanas, una vez que hayas aprendido a darle a tu perro el alimento correcto, la cantidad correcta, a la hora correcta y en el lugar correcto, tú mismo vas a pensar que cómo era posible que tuvieras tantas dudas al principio.

El mejor alimento comercial

Si decides darle un alimento comercial para perros, estás tomando la mejor decisión, pues todos los alimentos disponibles en el mercado han tenido que pasar varias pruebas de calidad para poder ser puestos a la venta. Sin embargo, no todos se encuentran balanceados nutricionalmente, se han hecho varios estudios en los que se ha determinado que los alimentos para mascotas disponibles en supermercado no siempre llenan las necesidades nutricionales de los perros, por lo que lo más recomendable es adquirir los alimentos que se venden exclusivamente en clínicas veterinarias. Con esto, le estarás ofreciendo la mejor opción a tu perro. De tí y de tu perro depende ahora elegir si vas a comprar latas o croquetas. Cada una tiene ventajas y desventajas.

Pero ahora, tienes que tomar en cuenta que no sólo debes escoger un alimento para cachorro, adulto o perro senil, ahora encontramos aquéllos para perros de razas grandes, pequeñas o medianas; activos y deportistas; obesos; aquellos con paladares exquisitos con gustos variados (pollo, cordero, pescado, carne de res); quienes presentan problemas de piel, renales, cardíacos,dentales, etc.

Hay que dejar en claro que las necesidades nutricionales de tu perro cambian conforme va creciendo. Un cachorro de cinco meses necesitará una proporción distinta de ingredientes de los que necesitaría un perro de 3 años. Tu médico veterinario puede ayudarte a determinar cual es el tipo de alimento indicado para tu perro, dependiendo de la edad que tenga, de su actividad y de su tamaño.

¿Seco o húmedo?

Hay varias versiones de alimentos secos y húmedos. Muchos nutriólogos recomiendan una mezcla de ambos. La comida seca (croquetas) ayuda a mantener las encías y los dientes sanos, pues su relativa dureza ayuda a disminuir la formación de sarro. Los alimentos húmedos (latas) son muy buenos, pero no es recomendable que la dieta del perro consista exclusivamente de latas. Lee siempre la etiqueta del alimento que hayas elegido para ver cual es la cantidad exacta que debes suministrar a tu perro de acuerdo a su edad y peso.

Actualmente, los alimentos presentan una amplia gama de opciones, desde el sabor (pollo, res, cordero, arroz, etc.), el color, el tamaño, la textura, etc. Hay alimentos especiales para perros con problemas de peso, así como también existen alimentos que ayudan a controlar ciertos tipos de padecimientos. Tu veterinario es tu mejor consejero al respecto, no dudes en preguntarle.

Es importante mencionar que los alimentos secos ayudan mejor a controlar la formación de sarro en la dentadura de tu perro, aunque de cualquier modo te recomendamos llevar una rutina de higiene dental para mantener la boca de tu perro sana.

¿Cada cuanto tiempo?

Hay dos opciones a considerar cuando se trata de decidir cada cuanto tiempo debes darle decomer a tu perro. Algunas personas prefieren dejar la comida disponible durante todo el día, para que el perro se alimente en cuanto le de hambre. Otras personas, sin embargo, temen que sus perros se vuelvan obesos, por lo que los alimentan con un horario fijo Esto último es lo más recomendable, pues un perro obeso podría tener serios problemas de salud.

Lo que nunca debe faltar

Por supuesto, no importando la edad de tu perro, debes mantener siempre disponible un plato con agua limpia y fresca. El agua es un ingrediente esencial en la dieta de cualquier ser vivo. Si el agua de tu casa tiene alto contenido de minerales, es preferible ofrecerle agua embotellada (de garrafón).

La dieta y los cuidados adecuados de tu perro lo harán crecer sano y felíz. No escatimes en ello, pues a la larga, te ahorrarás más dinero por tener menos problemas de salud asociados con la dieta. La alimentación de tu perro debe ocupar el primer lugar en tu lista de prioridades, pero tómate el tiempo de averiguar cual es la opción que más les conviene tanto a tí como a tu perro.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

La entrada Lo que debes darle de comer a tu perro se publicó primero en Tu Perro.

from Tu Perro https://ift.tt/3hK819W
via IFTTT

El aseo básico de tu perro

El perro, por naturaleza tiende a mantenerse limpio. Los perros se asean revolcándose en el suelo, arañando y mordisqueando el pelo enmarañado y lamiéndose el pelaje. Desgraciadamente, se impregnan de olores que el hombre considera desagradables, por lo que a veces es necesario ayudar en su limpieza, dándole un baño adicional.

Es importante considerar el tipo de pelaje del perro para poder asearlo de la mejor manera posible. La enorme variedad de pelajes que podemos encontrar hoy en día se debe a la selección dirigida por la mano del hombre. Esta amplia gama de pelajes han ido cambiando de acuerdo a la moda y a la función zootécnica de cada raza.

Los pelajes largos y abundantes que originalmente protegían al perro del frío, ahora sirven exclusivamente a fines estéticos en las exposiciones de belleza.

Consejos de nuestros expertos

Si el perro rechaza el aseo, hay que ordenarle que se siente y permanezca quieto. El aseo siempre debe de ir seguido de alguna recompensa. En algunos casos, el contacto físico (caricias y voz suave) es suficiente, pero no hay ningún mal en premiar ocasionalmente al perro con algo de comida.

Con el aseo periódico de nuestro perro, buscamos mantener saludables la piel, el pelo, los dientes, las encías y las uñas. Con la rutina de aseo, reafirmamos nuestra autoridad sobre el animal. Hay que tratar de que el aseo constituya una rutina diara o semanal, y que la respetemos lo más posible. Debemos de inspeccionar semanalmente orejas, ojos y dientes. Las razas con pliegues en la piel como el Shar Pei, necesitan una atención especial en esas áreas.

Limpieza de las orejas de los perros

Las orejas deben estar libres de cerilla y suciedad. No deben presentar olor desagradable y deben verse limpias. Nunca introduzcas un cotonete o hisopo, límpialas con una bola de algodón húmeda. Mantén la oreja abierta con una mano y limpia la cara interna de la oreja con el pedazo de algodón. No hay que hurgar nunca dentro del oído. Existen soluciones limpiadoras que deben ser aplicadas únicamente por un médico veterinario.

Limpieza de los ojos de los perros

Los ojos deben de estar limpios, libres de secreciones o legañas. Limpia suavemente el contorno de los ojos utilizando para cada uno un trozo de algodón humedecido. Si detectas alguna secreción o inflamación persistentes, consulta a tu médico veterinario.

Cuidados de la piel en los perros

La piel no debe presentar signos de suciedad ni ulceraciones. Hay que limpiar periódicamente la piel de la cara con algodón húmedo. Esto evita que en los pliegues se acumulen suciedad, piel muerta, bacterias y hongos que podrían provocar irritaciones e infecciones.

Cuidado de los dientes en los perros

Una vez a la semana debemos inspeccionar los dientes y encías de nuestro perro para asegurarnos de que no hay signos de infección o formación de sarro, que podría conducir a la aparición de gingivitis y otros trastornos. Para limpiar los dientes del animal, el cepillo tiene que ser suave, pudiendo utilizar una solución de agua con sal o pasta dental especial para perros, que te puede proporcionar tu médico veterinario.

Jamás utilices pasta dental de uso humano

La rutina del aseo de tu perro

Hay que revisar todas las patas, inspeccionando la zona entre los dedos. La suciedad se elimina con un algodón humedecido. Las uñas deben recortarse con cuidado, y podemos eliminar las durezas con una lima de uñas. Las uñas tienen una parte rosada en su interior que contiene capilares sanguíneos y nervios. Hay que tener cuidado al cortarlas para no dañar esa parte viva. Si tienes dudas acerca de por dónde recortar, puedes pedir ayuda a tu médico veterinario de confianza.

Esta rutina de aseo es esencial para mantener a nuestro perro saludable y presentable ante los demás. De todos modos, no debemos olvidar lo importante que es el baño, y debemos realizarlo de manera adecuada.

También es necesaria una rutina de cepillado y peinado para mantener el pelo limpio y perfectamente desenredado.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

La entrada El aseo básico de tu perro se publicó primero en Tu Perro.

from Tu Perro https://ift.tt/2LgpoTm
via IFTTT

La higiene dental de tu perro.

¿Te puedes imaginar cómo olería tu boca si jamás te lavaras los dientes? Quizá te parezca tonto o incluso exagerado que hagamos este tipo de comparación. Sin embargo, tu perro puede presentar exactamente los mismos problemas dentales que los humanos, y quizá peores.

Sabemos que la limpieza dental no es una práctica común en los propietarios de nuestro país, lo cual debería de cambiar en este instante. Los problemas dentales pueden provocar, además de mal aliento, pérdida de piezas, visitas dolorosas al veterinario, y llegan a incrementar las probablididades de una enfermedad en el corazón, en el hígado o en los riñones.

Unos cuantos minutos al día no son mucho pedir para mantener una dentadura limpia y blanca y una boca limpia. Si adquieres buenos hábitos de higiene dental hacia tu mascota, le evitarás muchos problemas más tarde.

Inconveniencias de la domesticación

Los problemas dentales que se observan actualmente son resultado directo de la domesticación. Cuando los perros vivían en estado salvaje, la madre naturaleza se encargaba de su cuidado dental. La carne cruda (alimento natural del perro) contiene una enzima que ayuda a degradar los restos de alimento que quedan entre los dientes. El masticar huesos ayudaba también, al rozar con los dientes y estimular la producción de saliva. Un flujo constante de saliva “lava” la comida de entre los dientes y la dirige hacia el estómago. Antes de que los perros fueran domesticados, su dentadura completamente sana no necesitaba de la ayuda de ningún ser humano.

Sin embargo, la dieta de un perro ha ido cambiando considerablemente con el tiempo, desde que los humanos decidimos aceptarlos en nuestros hogares. La comida que les damos ahora hace muy poco por su dentadura. Desde un punto de vista estrictamente dental, los alimentos duros o secos son mucho mejores que los alimentos suaves o enlatados.

La comida se acumulará en los dientes y alrededor de las encías y se endurecerá, formando sarro. Esta placa de sarro acumulada constituye un hogar para las bacterias, y si no se trata a tiempo para removerla, irá degradando el tejido de las encías hasta ablandarlas lo suficiente como para perder el diente. Para quitar esta placa de sarro es necesaria una limpieza profesional por parte del médico veterinario, y es necesario someter a tu perro bajo anestesia general, con todos los riesgos que esto con lleva.

Elimina los problemas a tiempo

Cepilla los dientes de tu perro unas cuantas veces por semana para asegurarte de evitarle problemas serios en el futuro. De manera ideal, deberías de acostumbrar a tu perro al cepillo desde cachorro. Aunque puedes enseñarle nuevos trucos a un perro adulto, los cachorros se resistirán menos desde el principio y aprenderán a apreciar el cepillado de sus dientes como una más de tus caricias y cuidados. En vez de comenzar directamente con un cepillo, podrías empezar con un cepillo pequeño que se coloca en el dedo, o con una gasa humedecida con agua salada y bicarbonato. Los dientes deben limpiarse gentilmente y tallando desde la encía hacia la punta del diente. Debe usarse pasta especial para perros, o una pasta hecha con bicarbonato y sal.

La pasta dental de uso humano forma demasiada espuma, su sabor es extremadamente fuerte para un perro y puede hacer que tu perro no se sienta bien al tragársela, además de que tiene una excesiva cantidad de flúor que pudiera llegar a ser tóxica. Una vez que tu perro se acostumbre a un cepillo dental, podrás escoger de entre una amplia variedad de colores y formas. Algunos tienen mangos largos y cabezas anguladas para alcanzar hasta la última muela sin problemas. Un cepillo dental para niños puede funcionar, ya que tienen la cabeza pequeña, pero asegúrate de escoger uno con cerdas suaves.

Cuidale los dientes

Una dieta especial para cuidarle los dientes a tu perro es la mejor prevención y el mejor método de ayuda para un perro que nunca aprendió el uso del cepillo. Un buen comienzo es darle algo duro para masticar. Tu perro estará felíz mordiendo una carnaza o un hueso, o incluso un juguete sintético que sea bastante duro. Puedes utilizar alimento especialmente formulado para evitar la acumulación de sarro, y hay también premios específicos para el cuidado de la dentadura de tu perro.

En general, los perros chicos presentan problemas dentales con mayor frecuencia que los perros grandes. Los propietarios de razas como Boxer, Chihuahueño y Maltés, que son genéticamente predisponentes a problemas dentales, deben tomar precauciones especiales con respecto a la alimentación de sus mascotas.

Un propietario responsable debe cuidar de los dientes

Aunque te parezca repetitivo, queremos dejar en claro que es recomendable cepillarle los dientes a tu perro, pues es parte esencial del aseo y el cuidado de su salud. Como propietarios responsables, debemos entender que los animales dependen de nosotros para poder estar sanos. Cepilla frecuentemente los dientes de tu mascota para retribuirle un poco el cariño incondicional que te ofrece en todo momento. Ya que el cuidado dental es una parte indispensable en nuestra rutina diaria de aseo, tenemos que hacer lo mismo con nuestras mascotas.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

La entrada La higiene dental de tu perro. se publicó primero en Tu Perro.

from Tu Perro https://ift.tt/2Lg6NqN
via IFTTT

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comienza